Buenos Aires Edificios históricos

El molino, la recuperación de un espacio de la italianidad

El Molino - Fachada

A mediados del siglo XIX, Constantino Rossi y Cayetano Brenna –destacados pasteleros de origen italiano– se dan a conocer por la calidad de los productos que venden en su Confitería del Centro, inaugurada en 1859 y ubicada en Rivadavia y Rodríguez Peña, a la que, en 1866, llamarían “Antigua Confitería del Molino”, en honor al Lorea, el primer molino harinero a vapor de la Ciudad de Buenos Aires.

La importancia de la recuperación del legado de aquellos inmigrantes que construyeron una nueva nación

Es indispensable entender a la Argentina como una nación construida a partir de su fuerte inmigración; en este caso la italiana, la cual no solo dejó un legado étnico, sino que su aporte más fuerte puede observarse desde el plano cultural en inmensas obras de arte y edificaciones de estilo italianizante, las cuales son hoy un patrimonio cultural inigualable que no resiste admiración alguna.
En este caso, por solo nombrar algunas de las tantas técnicas de artes y oficios legadas a nuestra Nación Argentina, hoy profundizaremos la técnica que consiste en la generación de un falso acabado o falso mármol a partir de la mezcla de marmolina o mármol molido con aglutinantes, que imitan las vetas del mármol, básicamente a base de cal y yeso.

El molino - Molino Restauracion
Restauradora aplicando técnica de estuco. PhotoCretit: El Molino Oficial

Se observa a la restauradora interviniendo con el tratamiento correspondiente para la posterior puesta en valor del material. Luego, tiene un trabajo de pulido, sellado de poros, y encerado que le da una terminación similar al mármol encerado. Se trata de un tipo de revoque con agregado muy fino, lo que hace que tenga una textura muy baja. En general, no tiene pigmentos y se aplica de forma semi seca.
Como normalmente se hace con cales y polvo de mármol, el resultado tiene un comportamiento, en relación con el ambiente en que está ubicado, muy similar al de mármol. Así, no solo es parecido visualmente sino también a nivel estructural. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
La técnica del estuco llega a nuestro país de la mano de los inmigrantes italianos a partir de 1870 y su presencia se vuelve frecuente en edificaciones hacia 1870. Tuvo un fuerte desarrollo en el norte de Italia
A modo de ejemplo, el Palacio del Congreso de la Nación y el Teatro Colón también poseen estucos.

El molino: la palabra de sus descendientes, el legado entre el hoy y el ayer

el Molino - nietos
PhotoCretit: El Molino Oficial

A través del testimonio de su nieto, Cesar Martin Gianotti, pudimos conocer un poco más la historia que da origen a este legado y obra monumental. Según nos relata, fue en aquel entonces el Sr. Brenna, que ya se había asociado a su yerno, un tal Roccatagliata, quien le encarga al arquitecto Francesco Gianotti, su abuelo, la construcción y el diseño de un edificio que le permitiera integrar las distintas propiedades que había ido adquiriendo, con el recaudo de hacer la obra sin que fuera necesario interrumpir la atención al público, para lo cual el constructor recurre a piezas premoldeadas de hormigón.
Gianotti, que tenía en Italia un hermano que se dedicaba al comercio de materiales de construcción, hizo traer de Europa puertas, ventanas, mármoles, manijas de bronce, cerámicas, cristalería y más de 150 metros cuadrados de vitrales.
Así, con edificio nuevo, se instala la panadería que se convertiría en legendaria, reinaugurada como “Confitería del Molino” un 9 de julio de 1916. En la planta baja, funcionaba el salón ventas y la confitería, mientras que el primer piso albergaba dos salones de fiestas: Versalles y Gran Molino.

PhotoCretit imagen de portada: El Molino Oficial

El molino, la recuperación de un espacio de la italianidad ultima modifica: 2019-09-10T07:00:05-03:00 da Matias Cesario

Commenti

To Top