NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itBuenosAires

Escuelas Italianos en Buenos Aires

Proyecto Scuola Calabria: testimonios de las participantes

Scuola Calabria Testimonios - Scuola Calabria Portada Ok

Marina Artese Grillo, Candela Pata y Mariel Pitton Straface fueron las tres argentinas oriundas de calabreses que fueron seleccionadas para participar del proyecto Scuola Calabria. Ellas recorrieron más de veintiséis pueblos de Calabria junto a otros descendientes de calabreses de todo el mundo. Para conocer aún más sobre la experiencia “Scuola Calabria”, presiona aquí.
A continuación, los invitamos a conocer las testimonios de cada una de ellas: cómo les cambió la vida y la mirada de ver a Calabria, la tierra de sus orígenes.

Marina Artese Grillo y su mirada sobre el proyecto “Scuola Calabria”

Marina es oriunda de Soriano Calabro, por parte de su abuela materna; de San Giovanni Zambrone, por parte de su abuelo materno; y de Crucoli, por parte de ambos abuelos paternos. Forma parte de la Asociación Calabresa de Buenos Aires, en donde participa del Ballet de Danzas de dicha institución y de su grupo de jóvenes.

Scuola Calabria Testimonios - Marina Artese
Marina Artese Grillo. PhotoCredit: Marina Artese Grillo

Ser parte de Scuola Calabria significó un cambio de perspectiva, sobre la forma en que miramos a Italia y especialmente la región donde mis abuelos nacieron y, alguna vez, proyectaron sus vidas. Scuola Calabria significó no una vuelta al origen, sino el descubrir que mi casa, mia famiglia era más grande y amplia de lo que yo creía. Scuola Calabria me permitió ver el pasado de mi familia, de mis nonnos desde otro punto de vista, poniéndole imágenes reales a las anécdotas que me siguen contando: las casas, el pueblo, la gente, sus costumbres, las comidas”, sostiene Marina.

Los pueblos más especiales para Marina

A pesar de no estar en el recorrido oficial de pueblos por visitar, los organizadores del proyecto la acompañaron a conocer el paese de su abuela materna: Soriano Calabro. Ese momento fue el más movilizador y especial para Marina: recorrer las calles y lugares que su abuela había recorrido de chica, reconocer cada fuente, cada plaza, como si ella la acompañara en ese viaje.

Scuola Calabria Testimonios - Castillo Santa Severina
Castillo de Santa Severina. PhotoCredit: Mariel Pitton Straface.

“Todos los pueblos tienen algo que recuerdo particularmente. Pero creo que Santa Severina se convierte en el más significativo, ya que fue nuestro punto de partida y de llegada. Allí conocimos a nuestros compañeros de viaje, compartimos los primeros días y comprendimos finalmente de qué se trataba el proyecto. Santa Severina, luego nos recibió al finalizar todo el recorrido de los casi treinta pueblos. Y allí, pudimos percibir cuánto nos había cambiado el viaje, cuánto habíamos crecido, cuánto habíamos compartido juntos, cuántos momentos nos llevábamos en nuestras memorias”, sostiene Marina.

“Santa Severina se convirtió en una pequeña réplica del viaje en sí”

“De algún modo, Santa Severina se convirtió en una pequeña réplica del viaje en sí. Nuestros abuelos habían partido desde Italia sin saber qué les deparaba el camino y a través nuestro, ellos también volvieron. De esta forma, Santa Severina es la tierra que dejamos atrás, la primigenia, la que llevamos en nuestro corazón en cada pueblo visitado, pero también la que nos esperaba hasta que volvimos”, reflexiona Marina con hermosas palabras, finalizando la entrevista.

Candela Pata y su experiencia en “Scuola Calabria”

Candela es oriunda de Limbadi, Vibo Valentia y Riace, Reggio Calabria. Forma parte de la Asociación Italiana Limbadese de San Pantaleón. Afirma lo única que fue la experiencia, para ella, en donde además de conocer los lugares más hermosos de Calabria, se enriqueció pudiendo observar la cultura de cada lugar, y sobre todo el amor y la sencillez de la gente en cada uno de los pueblos que recorrieron. 

Scuola Calabria Testimonios Candela Pata
Candela Pata. PhotoCredit: Mariel Pitton Straface.

Lo que sorprendió a Candela

“Uno de los pueblos más significativos, entre tantos, fue Aieta, ya que una gran cantidad de niños en edad escolar nos recibieron con diferentes carteles de bienvenida en diversos idiomas. El amor y la inocencia de los chicos llenó mi corazón. Además, la Proloco del pueblo había impulsado un proyecto, en donde plasmaron, en los bancos del lugar, diferentes banderas de los países, en los cuales habían inmigrado habitantes de Aieta”, confiesa Candela.

Scuola Calabria Testimonios - Argentinas En Calabria
Marina Artese Grillo, Candela Pata y Mariel Pitton Straface durante el proyecto Scuola Calabria, en el pueblo de Aieta. PhotoCredit: Mariel Pitton Straface.

“Lo que más captó mi atención y llenó mi alma fue el amor y cariño de la gente, que sin conocernos lo dieron todo para que nosotros podamos sentirnos como en casa. Recomiendo vivir esta experiencia como una forma maravillosa de promover La Calabria en el mundo, muy diversa a la región en la cual habitaron nuestros padres y/o abuelos. ¡Viva Calabria!”, afirma con sentidas palabras Candela. 

¿Qué significó, para mí, ser parte de “Scuola Calabria”?

Yo también tuve la posibilidad de participar en este proyecto. Sinceramente, fue una experiencia que me cambió la perspectiva de ver a Calabria y a Italia en general. Significó conocer aún más sobre mis raíces, mi identidad, y fue encontrar otra parte de mí a tantos kilómetros de distancia. A su vez, fue sentir el cariño y el amor de cada uno de los habitantes de los pueblos que hemos recorrido. Cada uno de ellos nos trató como si fuéramos sus propios hijos.  

Scuola Calabria Testimonios - Mariel Pitton Straface
Mariel Pitton Straface. PhotoCredit: Marwan Mattar.

Obviamente, el pueblo más significativo, para mí, fue el de mis nonnos maternos, Corigliano Calabro. Al llegar nos esperaron músicos y bailarinas que nos agasajaron con sus danzas tradicionales. Y nos acompañaron cantando las típicas canzonetas italianas hasta llegar al magnífico castillo de Corigliano. Allí tuvimos una conferencia de prensa para contar sobre el proyecto. Mientras escuchábamos hablar a los organizadores, el alcalde y los asesores, lágrimas caían de nuestros ojos. No podíamos creer que lo que estábamos viviendo podía ser real. Durante nuestra estadía en el pueblo, encontré el acta de matrimonio de mis nonnos, conocí la casa donde vivieron y a una amiga de mi nonna que se acordaba de ella. Sin dudas, fue maravilloso.
PhotoCredit imagen de portada: Mariel Pitton Straface

Proyecto Scuola Calabria: testimonios de las participantes ultima modifica: 2020-02-12T07:00:00-03:00 da Mariel Pitton Straface
To Top