NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itBuenosAires

Italianos en Buenos Aires

María Marrazzo: una inmigrante italiana con ojos color del tiempo

Maria Marrazzo - Corigliano Calabro

María Maddalena Marrazzo es oriunda de Corigliano Calabro, provincia de Cosenza, Calabria, Italia. Cuando tenía tan solo dieciséis años, abandonó su tierra natal después de la Segunda Guerra Mundial. Antes de su nacimiento, su padre había partido rumbo a la Argentina previo a la guerra, en busca de la famosa y renombrada “América”, sin llegar a conocer a su hija. A continuación, los invito a conocer esta maravillosa historia de una inmigrante italiana con ojos color del tiempo.

El amor en tiempos de guerra

La historia comienza cuando María Marrazzo era una pequeña niña, rubia de ojos verdes, a la que un soldado americano le había regalado un chocolate. Se cuenta que, durante el ingreso del ejército americano al pueblo después de la Segunda Guerra Mundial, un soldado le arrojó desde su camión un chocolate, pero una señora se lo quitó. Al ver lo sucedido, el soldado se bajó especialmente para quitarle el chocolate a la mujer y devolverlo a la hermosa niña.

Maria Marrazzo Foto Del Pasaporte De Maria Marrazzo

Foto del Pasaporte de María Marrazzo. PhotoCredit: Mariel Pitton Straface.

Cuando tenía catorce años de edad, en el cumpleaños de su hermano mayor, conoció a un joven llamado Antonio Giorgio Straface, quien era el encargado de animar la fiesta familiar, tocando la guitarra y cantando seductoramente. Él, al instante, se enamoró perdidamente de ella, sin querer irse del evento. Al día siguiente, fue a su casa acompañado por su madre, para solicitarle a la madre de María el permiso de visitarla. Tiempo después, más precisamente el 8 de diciembre de 1946, se casaron.
Ambos tenían algo común, sus padres habían partido rumbo a la Argentina muchísimos años atrás y no habían tenido la posibilidad de criarse junto a ellos.
Por un lado, el padre de María no había llegado a conocerla, ya que había partido cuando su esposa estaba embarazada de ella. Esperó a que naciera hasta último momento, posponiendo su viaje reiteradas veces. Aún así, tuvo que partir antes de su nacimiento. Supo que era una bellísima niña cuando estaba por embarcar desde el puerto de Génova. Ella fue criada por su madre, mientras él trabajaba sin poder volver, con la esperanza de algún día poder encontrarse.
En cambio, Antonio había llegado a conocer a su padre, pero éste debió partir cuando él era tan solo un niño. Lamentablemente, su familia nunca más tuvo noticias de él, hasta que les llegaron rumores de que había muerto. Sus abuelos ayudaron a criarlo, ya que su madre se había casado con su cuñado viudo y tuvo otros tres hijos, lo cual era costumbre en esa época.

La ilusión del encuentro

Terminada la Segunda Guerra, el padre de María Marrazzo mandó a llamar a toda su familia para viajar a la Argentina. Este llamado despertó en ella la ilusión de poder conocer a su padre, con la esperanza de un futuro mejor para todos, pero con la enorme tristeza de abandonar la tierra que la vio nacer.
Partieron desde el Puerto de Génova y, después de un largo viaje, arribaron la noche del 16 de Octubre de 1948, un día antes del festejo de la Lealtad Peronista. Debido a esto, debieron atracar esa misma noche para poder desembarcar. Allí, bien firme, se encontraba su padre esperándolos en el Puerto de Buenos Aires. Estaban muy felices de encontrarse y de enterarse que María estaba embarazada de su primer hijo.
A los pocos días, se organizó una gran fiesta de bienvenida. Todos los italianos del barrio estaban allí para saludar a los recién llegados. No obstante, esa misma noche, algo extraordinario pasó. Antonio Straface, el esposo de María, se enteró que su padre estaba vivo en la Argentina y que iban a ayudarlo para encontrarlo.

Maria Marrazzo - Maria Marrazzo Junto A Su Familia

María Marrazzo y Antonio Straface, junto a sus padres e hijos en la Argentina. PhotoCredit: Mariel Pitton Straface.

Orgullo italiano

Esta pequeña y resumida historia es una de las tantas experiencias vividas por mis queridísimos nonnos. Son incontables las veces que escuché esta magnífica historia como tantas otras, que espero algún día poder contarles con más detalles. Cada día, admiro y me sorprende aún más la fuerza y el coraje que tuvieron. Son un orgullo y ejemplo de trabajo y sacrificio para toda nuestra familia. Por ello, para mí, es tan importante poder honrarlos manteniendo vivas nuestras raíces, por medio del Ballet de la Asociación Calabresa, grupo que tiene como principal objetivo difundir nuestras costumbres y tradiciones italianas a través de lo artístico y, a su vez, fomentar la participación de jóvenes en la colectividad italiana.

Maria Marrazzo - María Marrazzo Junto A Sus Nietos

María Marrazzo junto a tres de sus nietos: Mariel, Leandro y Verónica. PhotoCredit: Juanjo Archi.

Mariel Pitton Straface

Autore: Mariel Pitton Straface

Nací el 17 de Diciembre de 1996 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Soy nieta de cuatro inmigrantes italianos de diferentes regiones, por parte de mi papá, su mamá era siciliana y su papá friulano, y por parte de mi mamá, ambos calabreses de Corigliano Calabro. Soy egresada de la Universidad Nacional de las Artes, intérprete en Danzas y Comedia Musical y, a su vez, Profesora de danzas en diversas disciplinas. Amo la danza, viajar y conocer nuevas costumbres. Soy una apasionada por la lengua y cultura italiana. Y gracias a mi interés de contribuir a la italianidad desde mi ámbito artístico, creé un grupo folclórico integrado por jóvenes, para honrar y difundir nuestras raíces, llamado “Ballet de la Asociación Calabresa”. ¡Orgullosa de ser italoargentina!

María Marrazzo: una inmigrante italiana con ojos color del tiempo ultima modifica: 2019-03-15T11:19:39-03:00 da Mariel Pitton Straface

Commenti

To Top