NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itBuenosAires

Arte y Cultura

El barrio La Calabria en San Isidro: la historia de su fundación

Barrio la Calabria

El barrio La Calabria se encuentra en el partido de San Isidro, en la provincia de Buenos Aires. En Argentina, la comunidad italiana con mayor número de inmigrantes es la comunidad calabresa. Como bien sabemos, muchos de estos inmigrantes calabreses han dado vida y crecimiento a nuestro país con mucho sacrificio y dedicación.

Un poco de historia: la creación del Municipio de San Isidro

Cuando Juan de Garay fundó Buenos Aires en 1580, repartió las tierras de la ciudad dedicando las del sur a la ganadería y las del norte a la agricultura. En 1706, el capitán Acassuso dedicó una capilla en honor a San Isidro Labrador –el santo español protector de la agricultura– en las tierras que había adquirido. En 1806, San Isidro fue el lugar donde se reclutaron las tropas para la reconquista de Buenos Aires a causa de las invasiones inglesas. Finalmente, en 1856, se crea el Municipio de San Isidro.

Tradiciones calabresas en San isidro. Barrio La Calabria.

Fiesta calabresa en San Isidro. PhotoCredit: Asociación Madonna del Pettoruto

La llegada de los primeros inmigrantes

La llegada de los inmigrantes a nuestro país dio origen a nuevos barrios, produjo una mezcla entre culturas y, entre otras cosas, ayudó a fomentar el comercio. A fines del siglo XIX, llegaron a Buenos Aires inmigrantes ingleses, alemanes y franceses en forma masiva. En cambio, a inicios del 1900, llegó una segunda oleada de inmigrantes: esta vez, eran mayormente de origen italiano, con un total de 60.331 (1). Dentro de ese total de inmigrantes italianos, los calabreses fueron los más numerosos.

En San Isidro, se establecieron muchos italianos del sur de Italia, especialmente provenientes de Calabria. Esto hizo que la zona ubicada entre Alsina Rolón Tomkinson y Centenario comience a llamarse “La Calabria”.

Labor de los calabreses en San Isidro. Barrio La Calabria.

Catedral de San Isidro levantada por manos calabresas. PhotoCredit:Wikipedia

Crecimiento de la población

Ya hacia 1907, los límites del barrio comenzaron a crecer. En el año 1906, Adrián Beccar Varela escribió: “la nueva población ha continuado creciendo hacia el Sur Oeste, formándose el barrio de “La Calabria”, cuya traza moderna y edificación reciente le ha dado un aspecto de pueblo independiente de San Isidro, que lo separa, además, la vía del Ferrocarril Central Argentino” (2). Un dato muy interesante es que las manos que levantaron la Catedral de San Isidro y la Parroquia San José fueron las manos de muchos inmigrantes calabreses que hicieron posible que San Isidro creciera día a día.

El labor de los calabreses. Barrio la calabria.

Calabreses nativos de San Sosti a inicios del 1950 reunidos para celebrar la Madonna del Pettoruto. PhotoCredit: Asociación Madonna del Pettoruto

Declaración municipal sobre el barrio la Calabria

El decreto emitido por la Municipalidad de San Isidro, en el año 1972, resulta muy interesante. Es importante observar que dicho decreto destaca la importancia del trabajo y del sacrificio de los calabreses en San Isidro. A continuación, transcribimos algunos fragmentos del decreto: “Que dentro de la heterogeneidad de razas que es signo descollante de la formación de su idiosincrasia, la comunidad argentina en general y la sanisidrense en particular, guarda significativo respeto por aquellas que se integraron a la autóctona de tal manera que fueron virtualmente factores formativos de insoslayable importancia. […] Que en este orden de ideas el pueblo italiano contribuyó con evidente fuerza a esa formación y es así que San Isidro contempló el ingreso a su comunidad de un núcleo calabrés que actuó en beneficio de la prosperidad de una zona que, hasta el momento, no había recibido aportes humanos de importancia”.

Una mención especial a los calabreses

En el Decreto mencionado anteriormente, también se hace mención a las dos posibles denominaciones que podría recibir el barrio: “Que la designación popular de ‘Calabria’ al barrio en crecimiento era grata y proclamada orgullosamente por sus juveniles habitantes, contra la opcion de “Villa Acassuso” que respondía a una coquetería sofisticada de lógico origen femenino”. 

Asimismo, se hace alusión al entusiasmo que trajeron consigo estos inmigrantes calabreses: “Que aquellos pobladores calabreses llegan a San Isidro, en el último cuarto de siglo pasado, trayendo su humilde entusiasmo. Hoy acostumbrados al trabajo y al esfuerzo puestos en beneficio de la tierra generosa que recibe un afincamiento y les ofrece en libertad la posibilidad de ejercer sus ansias de superación y progreso”. 

Decreto final

La última parte del decreto deja bien claro que las autoridades del Municipio agradecen el labor de los calabreses y, en reconocimiento a ellos, declaran oficialmente el barrio “La Calabria”. Así continúa la declaración:

“Que la medida administrativa del Municipio reconoce como espíritu dominante y prevalece brindar justo y sencillo homenaje a una muestra de trabajo fecundo personificando en el nombre aludido a esa laboriosa colectividad calabresa. […] Por ello, en ejercicio de las atribuciones conferidas por Ley 7443 del Superior Gobierno Provincial; el intendente de San Isidro decreta: Denominase “la Calabria” a la zona delimitada por las calles: Avenida Centenario, Alsina, Avenida Andrés Rolón e Intendente Tomkinson, San Isidro” (3).

El amor de los calabreses por la Patria Argentina

Los inmigrantes calabreses dejaron atrás su amada Calabria y llegaron a un país desconocido donde se enfrentaron a una lengua nueva y a una cultura diferente. Lo único que trajeron consigo fueron sus tradiciones, su cultura y el deseo de una nueva vida. No tenían nada para dar en agradecimiento a este país que les abrió sus puertas. Por eso, se entregaron por completo a esta bendita Patria Argentina. Con su fuerza y su trabajo, levantaron barrios, iglesias, escuelas, asociaciones y clubes. A ellos, a estos calabreses infatigables, que nos enseñaron la cultura del trabajo, la fe, el amor hacia la familia y hacia las tradiciones, y sobre todo el amor a nuestra amada Argentina, hoy les damos nuestro mayor agradecimiento.

 

Referencias:

(1) http://lacalabriadesanisidro.blogspot.com.ar/p/declaracion.html

(2) Blogspot San Isidro “Barrio la Calabria”.

(3) Decreto N°816 de la Municipalidad de San Isidro. 31 de Julio de 1972.

Gonzalo Roselli

Autore: Gonzalo Roselli

Me llamo Gonzalo Nahuel Roselli. Nací en Berazategui, Buenos Aires, en el año 1987. Soy de origen calabrés: mis abuelos eran nativos de Roggiano Gravina Cs. Profesor de Filosofía y estudiante de Ciencias en la Educación. Desde muy pequeño, gracias a mi nonna, comencé a sentir un gran amor por las tradiciones calabresas profesando, además, una gran devoción hacia la Madonna del Pettoruto. Esto me incentivó a tocar la zampogna y a mantener vivas las tradiciones que son parte de mi historia y mi cultura.

“Calabria bella,terra di suli e d’amuri, sugnu nu fijju toi e ringraziu a lu Signuri”.

El barrio La Calabria en San Isidro: la historia de su fundación ultima modifica: 2018-05-15T08:26:31+00:00 da Gonzalo Roselli

Commenti

To Top