NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itBuenosAires

Arte y Cultura Artesanías Usos y costumbres

El fileteado: un arte que llegó de la mano de los inmigrantes

fileteado

El arte del fileteado es algo muy característico de nuestro país. Por eso, no nos resulta extraño cruzarnos en alguna feria de barrio con un fileteador que expone sus trabajos. Por lo poco que se sabe, comenzó como una forma de decoración muy simple en los carros de los vendedores de alimentos que recorrían cotidianamente la ciudad. Sin embargo, tal como nos cuenta el fileteador argentino Gustavo Adrián Ferrari, sus orígenes se pierden un poco en la bruma de los tiempos. “Al ser un arte popular, nadie se interesó demasiado por investigarlo hasta fines de la década de 1960, cuando ya era tarde para encontrar testimonios directos”.

El vínculo del fileteado con Italia

Gustavo Adrián Ferrari explica que los orígenes del fileteado coinciden con la gran afluencia de inmigración italiana (y española) que tuvo lugar entre fines del siglo XIX y la Primera Guerra Mundial. “Los primeros fileteadores cuyos nombres conocemos (aunque no hay imágenes de sus obras) eran todos italianos: Cecilio Pascarella, Salvador Venturo y Vicente Brunetti”.

fileteado

Taverse City Tango Club fue realizado por Gustavo Adrián Ferrari para una Asociación de Tango de dicha ciudad en el estado de Michigan, Estados Unidos. PhotoCredit: Gustavo Adrián Ferrari

De qué hablamos cuando hablamos de fileteado

“Se trata de un arte decorativo tradicional de la ciudad de Buenos Aires. Surgió primero en los carros a caballos. Luego, pasó a colectivos y camiones. Hoy, puede verse en toda la ciudad y el país en múltiples soportes que van desde carteles, vidrieras y objetos hasta body painting y tatuajes. A mi criterio, es un arte que tiene una estética y una técnica que le son propias, pero que a la vez puede abrirse camino a nuevas formas, nuevos materiales y nueva superficies. Sin embargo, uno siempre siente que, en la visión de terceros, es un equilibrista a medio camino entre el arte y la artesanía. Para los círculos artísticos, el fileteado todavía es considerado una artesanía, y viceversa”, explica el fileteador argentino.

¿Quiénes realizaban esta técnica en el pasado? ¿Para qué servía?

“El trabajo del fileteado sobre vehículos siempre tuvo una función ornamental. El decorar la herramienta de trabajo es una característica que se da en muchas sociedades y culturas del mundo. Tener el carro más bello del mercado o del barrio era un motivo de orgullo de los vendedores, era una forma de mostrar también el éxito en su trabajo y reflejaba las posibilidades de crecimiento y desarrollo que ofrecía la Argentina en esa época”, cuenta Gustavo.

Por otra parte, el entrevistado explica que también cumplían un rol muy importante las frases que se pintaban en los carros, expresiones culturales que reflejaban el humor, la sabiduría popular y los gustos de su época. “Hoy por hoy el fileteado es sin dudas un componente fundamental de la identidad visual de Buenos Aires.

fileteado

“Éste es un pedido que pinté en Córcega y me gusta mucho porque combina algunas de las características que más personales me resultan a la hora de pintar: blanco y negro, ornatos y dragones”, cuenta Gustavo Adrián Ferrari. PhotoCredit: Gustavo Adrián Ferrari

El fileteado en tiempos modernos

Según nos cuenta Gustavo, el fileteado atraviesa en la actualidad un nuevo periodo de reconocimiento y auge, cuyo pico se dio con su declaración como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por UNESCO en 2015. Este proceso viene a su vez de la mano con una tendencia mundial a la revalorización de los oficios manuales tradicionales. Hay fileteadores que continúan la técnica de modo más tradicional, dedicándose a pintar carros y camiones; otros se dedican a cartelería y vidrieras; otros, con búsquedas más personales a partir del fileteado y su estética. De a poco, lo digital va irrumpiendo también en este mundo.

Fileteadores de ayer y de hoy

Actualmente, es posible aprender fileteado en los talleres privados de los fileteados y en numerosos centros culturales. “Cada vez más gente está aprendiendo y cada vez hay más fileteadores trabajando, lo cual por supuesto da lugar a un amplio abanico de calidades”, indica Gustavo. “Pero creo que lo que falta todavía es un reconocimiento desde instancias educativas formales e institucionales, y que el fileteado pase a formar parte de la currícula oficial de escuelas primarias, secundarias y universidades de arte”.

fileteado

PhotoCredit: Gustavo Adrián Ferrari

Una técnica famosa a nivel mundial

El reconocimiento que tiene el fileteado en el mundo es muy notorio. Gustavo indica que hay tres tipos de públicos interesados en el exterior. Por un lado, los argentinos que viven afuera y que lo ven como una forma de acercarse al país. Muchos de ellos tienen emprendimientos relacionados con la gastronomía y buscan decorar sus negocios con fileteados. Luego, está el mundo del tango. Y, por último, las personas relacionadas con el mundo de la caligrafía, las letras, el diseño y el tatuaje, que se interesan por la estética y la técnica del fileteado, pero quizás sin darle valor en términos de identidad cultural.

El mural que se observa en la imagen de portada se encuentra ubicado en el barrio de La Boca y el autor es Sergio Menasche.
Julieta B. Mollo

Autore: Julieta B. Mollo

Periodista y Profesora de italiano. Nacida en Buenos Aires, Argentina, en el año 1991. Viví seis años en Italia. Quiero repetir la experiencia. Soy fanática de las series y de las películas. Amo Italia, la música, comer y dormir. La dolce vita.

El fileteado: un arte que llegó de la mano de los inmigrantes ultima modifica: 2018-10-24T09:00:47+00:00 da Julieta B. Mollo

Commenti

To Top