NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itBuenosAires

Arte y Cultura

Cecilia Arenillas: un ejemplo de amor y pasión por las danzas italianas

Cecilia Arenillas enseña danzas y música italiana en Argentina.

Basta con solo verla bailar, cantar y tocar el tamburello para notar el gran amor que transmite hacia Italia y hacia su cultura. Se llama Cecilia Arenillas, nació en el año 1967 en la localidad de Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires.

Sus raíces italianas vienen por parte de su madre: sus tatarabuelos eran de Emilia Romagna, Parma, y su bisabuelo, Remigio Garrafa, era de Montalto Uffugo, Cosenza. Fue gracias a él que tuvo el primer contacto con sus raíces: asistía a fiestas en las que se tocaba el organetto y se bailaba la tarantella. En aquel entonces, ella todavía no se sentía atraída por las danzas ni por las tradiciones italianas.

Cecilia Arenillas y su amor por las tradiciones italianas.

Cecilia en el Circulo Italiano de Buenos Aires. Photocredit: Cecilia Arenillas.

De las danzas afroamericanas a las danzas italianas

A los 19 años, Cecilia comenzó a estudiar jazz. Cuando vivió en Brasil, tuvo contacto con las danzas afroamericanas y con la percusión y así nació su pasión por la danza. En 1995, en su viaje a Italia, se encontró con una ronda en la que bailaban y tocaban la tammurriata al Agro Nocerino Sarnese. Nueve años después, durante la fiesta en honor a la Madonna delle Galline, en Italia, descubrió el mundo del folclore italiano. Allí conoció a un grupo de bailarines campanos, calabreses, sicilianos y puglieses, y comenzó a recorrer varias fiestas populares. Fue un reencuentro con la tarantella que tocaba y bailaba su bisabuelo Remigio durante su infancia. En ese momento, nació el amor por sus raíces.

Una de las fiestas más populares en honor a la Madonna delle Galline.

Fiesta en honor a la Madonna delle Galline.

“La experiencia fue mi maestra”

Cecilia pudo contactarse con esa riqueza cultural, aprender el baile, el canto y la percusión de estos pueblos ancestrales recorriendo las distintas fiestas populares y religiosas en Campania, Reggio Calabria y Agrigento. Además, aprendió muchísimo por participar en la cosecha de la uva, la aceituna, la almendra y el tomate. En el año 2004, en la fiesta de la tammurriata en honor a la Madonna delle Galline, en Pagani, descubrió un nuevo camino para su vida: había llegado a la puerta, a la raíz de la danza y la música, de una belleza y riqueza extraordinarias.

Cecilia Arenillas y su amor por la danza.

“Mi investigación en la danza y música del centro y sur de Italia fue vivencial: haciendo experiencia viva en los distintos pueblos, escuchando y observando mucho a los ancianos, testigos  vivientes de tradiciones  de transmisión oral con profundos significados”. PhotoCredit: Cecilia Arenillas

Transmitir las experiencias y el aprendizaje

Cuando volvió a la Argentina, luego de vivir en Italia, descubrió que todo el bagaje cultural que había aprendido aquí era totalmente desconocido. Por ese motivo, en 2010, con mucho sacrificio, comenzó a dar clases de danza en la localidad de Almagro. En el año 2012, junto con algunos amigos, creó el grupo ‘A FIGLIOLA, un grupo de música y danza del centro sur de Italia.

Actualmente, Cecilia dicta clases de percusión, de tamburello y de danzas en varias asociaciones como la Dante Alighieri de Lomas de Zamora, la asociación de Viggianello, el Circulo Italiano y el Teatro Coliseo. También organiza seminarios en el interior del país y enseña el folklore tradicional de Italia.

La palabra “tradición” significa transmitir, y con toda seguridad podemos decir que Cecilia Arenillas es una fiel difusora de las tradiciones del centro y sur de Italia: su cultura, su música y su danza.

Gonzalo Roselli

Autore: Gonzalo Roselli

Me llamo Gonzalo Nahuel Roselli. Nací en Berazategui, Buenos Aires, en el año 1987. Soy de origen calabrés: mis abuelos eran nativos de Roggiano Gravina Cs. Profesor de Filosofía y estudiante de Ciencias en la Educación. Desde muy pequeño, gracias a mi nonna, comencé a sentir un gran amor por las tradiciones calabresas profesando, además, una gran devoción hacia la Madonna del Pettoruto. Esto me incentivó a tocar la zampogna y a mantener vivas las tradiciones que son parte de mi historia y mi cultura.

“Calabria bella,terra di suli e d’amuri, sugnu nu fijju toi e ringraziu a lu Signuri”.

Cecilia Arenillas: un ejemplo de amor y pasión por las danzas italianas ultima modifica: 2018-03-16T00:00:44+00:00 da Gonzalo Roselli

Commenti

To Top