NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itBuenosAires

Buenos Aires Monumentos

Calles de Buenos Aires: lejos de la Ciudad de la Furia

Calles de Buenos Aires - calles

Miremos por donde miremos, nuestra ciudad tiene detalles que nos asombran. Las formas de las calles de Buenos Aires y de sus avenidas, las casas y edificaciones que las llenan, los árboles y flores que las iluminan, el devenir de las estaciones que las decoran. Y por último y no menos importante, sus nombres. Cada barrio de la Ciudad de Buenos Aires posee su particularidad y parte de dicha singularidad se la debemos a la denominación que recibe la vía pública. De este modo, el objetivo de este pequeño y humilde artículo es iluminar la mirada del caminante de Buenos Aires. Tal vez, sin proponérselo el viator porteño descubra una perspectiva distinta de su ciudad. Acompáñenos en este recorrido…

Un barrio, un laberinto

En primer lugar, hablar de laberintos muchas veces es hablar de las calles de Buenos Aires. Tal relación no es azarosa cuando poseemos un escritor argentino que plantaba caminos intrincados en todo lo que escribía, Jorge Luis Borges. Parque Chas es uno de los últimos barrios porteños que se integra a la Ciudad. Y tiene dos particularidades principales: su ya conocida forma y el nombre de sus calles, son todas (o su gran mayoría) capitales de ciudades europeas. Aquí va la aclaración escrita entre paréntesis. Si el lector en alguna ocasión, tal vez por curioso, tal vez por necesidad, tiene la obligación de ingresar en tal maraña de calles debe conocer la forma de salir.
Como el laberinto del Minotauro, Parque Chas tiene una salida y no hace falta ser Teseo para encontrarla. ¡Atención! Todas las calles con nombres de ciudades son circulares o pasajes de corta extensión. Por lo tanto, sólo aquellas calles que no posean denominación de urbes europeas permiten la salida del laberinto barrial. De este modo, vías tales como Barzana, Gandara, Altolaguirre, Andonaegui, Burela, Victorica se entrecruzan con avenidas y permiten la salida del barrio.

Calles de Buenos Aires - Napoles
Nápoles, un cartel vial de Parque Chas
PhotoCredit: Marina Artese Grillo

Calles de Buenos Aires: ¿enemigos?

Tal vez, al recorrer la Ciudad de Buenos Aires, encontremos ciertas curiosidades propias del destino o, también, de la ironía. Algunos ejemplos: la línea B del subte tiene unos cuantos años; no obstante, en el último tiempo, se han agregado un par de estaciones luego de Federico Lacroze: Echeverría y Rosas. Si recordamos un poco la historia argentina, ambos sujetos eran enemigos acérrimos. Mientras Juan Manuel de Rosas comulgaba con los ideales federales, Esteban Echeverría (escritor y político perteneciente a la Generación del 37’) simpatizaba con los unitarios. Además, escribió un relato (“El matadero”) en el cual caricaturizaba el régimen rosista. Casualidad o fortuna, el subte une a dos adversarios en sus estaciones continuas.

Calles de Buenos Aires - Estaciones de subte
El encuentro de Rosas y Echeverría en la línea B de subte.
PhotoCredit: Marina Artese Grillo

O ¿amigos?

Sin embargo, no todo se trata de bandos opuestos. Como el rey Midas de las avenidas, la Avenida Rivadavia altera el nombre de las calles de Buenos Aires que la tocan. Una curiosidad ya conocida es el caso de Piedras que se convierte en Esmeralda. Además, dicha avenida tiene el poder de enlazar el destino literario de dos poetas: la calle Virgilio se transforma en Dante. Es el mismo poeta florentino quien, en su obra magna La Divina Comedia, señala a Virgilio, poeta latino, como su gran precursor y padre artístico. De hecho, durante el circular recorrido por el Infierno y el Purgatorio, es Virgilio quien guía a Dante por el tortuoso camino. La obra del autor italiano tiene su inspiración en las palabras épicas del poeta romano y dicho vínculo queda reflejado en las calles que llevan sus nombres.

Un barrio con perfume de mujer

Finalmente, Puerto Madero es uno de los barrios más modernos y peculiares de la Ciudad de Buenos Aires. Si bien el barrio es famoso por sus altas edificaciones y por tratarse de un polo gastronómico, parte de su particularidad se debe a los nombres femeninos que decoran sus calles. La puerta de entrada y símbolo por excelencia de Puerto Madero es el Puente de la Mujer que se vislumbra a gran distancia.
Luego, encontramos el Parque de las Mujeres Argentinas, la fuente de las Nereidas (creada por la escultora Lola Mora) y múltiples vías que llaman la atención al caminante sobre la vida de las mujeres que les dieron su nombre. Podríamos nombrar a Alicia Moreau de Justo, Azucena Maizani, Azucena Villaflor, Cecilia Grierson, Carolina E. Lorenzini, Elvira Rawson de Dellepiane, Encarnación Ezcurra, Juana M. Gorriti, Juana Manso, Julieta Lanteri, Macacha Güemes, Petrona Eyle, Victoria Ocampo, entre otras. Si bien es mínimo el porcentaje de calles de Buenos Aires que recuerda la obra de personajes femeninos de nuestra historia, Puerto Madero concentra a gran parte de ellas.

Calles de Buenos Aires - Puente De La Mujer
El puente de la mujer da la bienvenida a Puerto Madero.
PhotoCredit: Marina Artese Grillo

Invito al lector a animarse a salir de estas páginas y recorrer las calles de Buenos Aires y las biografías de dichos hombres y mujeres, algunas conocidas, otras no tanto, pero todos ellos son significativos para nuestra historia.

Calles de Buenos Aires: lejos de la Ciudad de la Furia ultima modifica: 2019-12-06T07:00:00-03:00 da Marina Artese Grillo
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

To Top