NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itBuenosAires

Dónde comemos Gastronomía

Antiche Tentazioni: la mejor gelateria italiana es argentina

Antiche Tentazioni - La gelateria se encuentra en la calle Honduras, en Palermo.

Pocas veces uno puede vivir la experiencia de transportarse a un lugar a través de los sabores y el entorno. Eso sucede cuando uno traspasa las puertas de Antiche Tentazioni, una verdadera gelateria italiana, en pleno corazón de Palermo. Desde la música, hasta la ambientación, todo remite a Italia.

La historia de Antiche Tentazioni

Corría el año 2000 cuando Alberto Pasquini y su familia, angustiados por la crisis económica argentina, decidieron emprender un viaje que les cambiaría su vida para siempre. El destino elegido fue Italia. Pero el señor Pasquini no sólo cambió de país, sino que, también, eligió seguir un viejo sueño y abrir una heladería allá.
Durante tres años Alberto se capacitó, aprendió el oficio de la gelateria y fue perfeccionando su técnica. Finalmente, cuando sintió que estaba listo, abrió su primer local, “Los Andes”, en Padova. “Junto a la familia, Alberto fue haciéndose un lugar y progresando, consiguió algunos reconocimientos locales y a partir de allí no paró más”, cuenta Christian Fittipaldi, yerno de Alberto y uno de los responsables del negocio en Argentina.
El negocio empezó a crecer entonces cerraron esa primera gelateria y abrieron otra en el centro de Padova, que es Antiche Tentazioni y que sigue funcionando.

La llegada a Argentina

En compañía de su familia y a medida que el prestigio de la gelateria iba creciendo sin parar, Alberto decide dar un paso más en su aventura. Junto a Christian y a Matías Chaves, amigo de Christian y socio, eligen abrir una sucursal en Argentina.
“Mi suegro siempre quiso crecer y, entusiasmado por la idea de que su negocio tuviera continuidad, vio un interés nuestro y el complemento que le faltaba en la parte comercial. Ahí empezó a gestarse la idea y se termina de cerrar cuando en 2017 Antiche Tentazioni es reconocida como una de las mejores gelaterias italianas“, explica Fittipaldi. “Le dimos forma al proyecto, empezamos a buscar locales y encontramos este lugar. El salón tiene una arquitectura vanguardista pero el patio lo pensamos para completar la experiencia italiana de los que vienen al local”, agrega.

Antiche Tentazioni - Los gustos son naturales y sin conservantes.

Todas las semanas el maestro heladero crea una nueva tentación. PhotoCredit: Ivii Gomez Fotografía

Un 15 de diciembre de 2017 abrió sus puertas la gelateria Antiche Tentazioni en Palermo, Buenos Aires. “El desafío es traer las recetas originales de allá, rebalancearlas y hacernos conocer. Qué logramos como emprendimiento familiar, cómo nos abrimos camino, el proceso de elaboración, etc. Y lo que queremos transmitirle al consumidor es que nosotros no vendemos helado, vendemos gelato”, explica Christian.
“Vimos que acá en Argentina el consumo de helado tiene una entidad propia, muy distinta al gelato italiano. Hay buena calidad, pero es otro proceso, se usan otras materias primas. Allá el consumidor es más selectivo, se busca el sabor fresco, orgánico y natural. Acá todavía no está instalado eso, está todo muy industrializado. Por eso para instalar nuestra identidad, pusimos el laboratorio a la vista, para que todos vean que es un producto natural, que no tiene conservantes, no tiene una esencia”, agrega Matías.

Helado versus gelato

Argentina es un país donde se consume helado en cantidad. Es por eso que, al igual que lograron hacer su propia variante del tradicional gelato italiano“El gelato italiano tiene otra textura y otro sabor. El desafío que tuvimos al principio fue que tuvimos muy buenas críticas, pero también comentarios de gente que no apreciaba el sabor, lo veía más denso y equilibrado. Por eso nosotros no apuntamos a hacer el mejor helado, porque eso es muy subjetivo, sino hacerlo de la manera más natural”, cuenta Christian.
“Hoy está bastardeado el concepto de helado artesanal y gelato. Si uno recorre Capital va a ver que hay muchas heladerías que dicen ‘gelato italiano’, pero dudo que sea como acá, que el gelato se hace a la vista y uno puede observar que el helado que salió, va directo a la vitrina”, afirma el responsable de la gelateria.

Antiche Tentazioni - Los sabores son diferentes a los tradicionales.

El consumidor va a notar la diferencia entre un helado argentino y un gelato italiano. PhotoCredit: Ivii Gomez Fotografía

“Nos sorprendió el consumidor porteño, es muy buen crítico. Hay mucha gente que viene que ha viajado bastante y reconoce por ejemplo que, como hacemos gelato artesanal, diariamente cambia el helado, la fruta es distinta, se utiliza otra crema, otra leche. Eso nos sorprende y nos hace levantar el nivel constantemente, porque el consumidor es exigente”, explica Matías. Es por eso que Antiche Tentazioni busca siempre materia prima de primera calidad, cambia de proveedores y tiene un laborioso nivel de producción para que el producto final sea de excelencia.

Un sabor nuevo cada semana

Antiche Tentazioni tiene tres maestros heladeros. Alberto es el principal, pero la gelateria cuenta con dos más, que son italianos. Uno de ellos es el que se encuentra en la sucursal argentina. Entre los tres se encargan de la producción, siguiendo el método tradicional italiano. “Esto representa un diferencial muy grande ya que muchas personas montan una heladería y salen a realizar una consultoría para comprar las recetas. Eso quizás el consumidor no lo ve a simple vista pero pasa que los mismos sabores duran años, no tienen variedad, porque cuando quieren innovar tienen que salir a comprar sabores, etc.”, destaca Christian.
El plus de la gelateria, en este caso, es que todas las semanas llevan a cabo una reunión donde crean una tentación nueva“Todas las semanas le brindamos al consumidor una tentación nueva que no es igual a ninguno de los 30 o 40 sabores que tenemos”.

Dentro del laboratorio

El proceso es continuo, si por ejemplo a los responsables en Argentina se les ocurre un sabor nuevo, lo hablan con Alberto y en 24 horas, el maestro envía la receta para que se produzca la nueva tentación. “Aunque a veces hacemos algunas correcciones acá con nuestro maestro porque quizás la materia prima no viene siempre igual, entonces va variando. Es importante destacar que trabajamos sin stock y el producto siempre es fresco, explica Matías.
También hay que destacar que el paladar del consumidor italiano es diferente al argentino. Allá suelen pedir los sabores nuevos, buscan la novedad. Sin embargo, en Argentina, el cliente suele buscar los gustos tradicionales y le cuesta probar cosas nuevas. “Cuesta mucho insertar sabores nuevos, pero de a poco tratamos de incentivar al consumidor a que se anime y pruebe, agrega.

Antiche Tentazioni - Danielle es italiano y es el maestro de la sucursal de Buenos Aires.

Daniele Tiberi es italiano y se encarga de manejar la maquinaria y preparar los sabores creados por el maestro. PhotoCredit: Ivii Gomez Fotografía

Al ser una gelateria italiana, el lugar cuenta con maquinaria traída directamente de allá para hacer aún más enriquecedor el vínculo con Italia y la veracidad del término artesanal. “Que una heladería haga helado artesanal significa que una persona tenga un depósito, produzca en el mismo lugar y despache el producto en el mismo lugar. Nosotros cumplimos con los 3 requisitos”, afirma Matías antes de abrirnos las puertas del laboratorio donde transcurre la magia.
Daniele Tiberi es el maestro gelataio en Argentina. Italiano de pura cepa, Daniele se encarga de plasmar las recetas elaboradas por Alberto y de darle vida a los distintos sabores que luego ocupan la vitrina. Además, maneja a la perfección las distintas máquinas y sabe el punto exacto en el que el gelato queda listo para consumir.

Una verdadera experiencia italiana

Otra de las características de la gelateria es su ambientación y decoración. En cada rincón del local se respira italianidad. El patio está ambientado como si fuera un paseo típico de una calle cualquiera de Roma, Padova o Verona. Por los altoparlantes se alternan canciones de Eros RamazzottiNek Laura Pausini. Además, el café es Lavazza, el agua mineral San Pellegrino y quienes atienden hablan italiano.
Es por eso que al lugar suelen venir contingentes de turistas, estudiantes de italiano y amantes de la cultura italiana en general.
Cabe destacar que no hay planes de expansión (sí se han encargado de que, a través del delivery, sus productos lleguen a toda la Capital Federal) ya que es un negocio familiar pero bien vale la pena acercarse hasta Palermo (Honduras 4770) para degustar il vero gelato italiano en un lugar maravilloso que nos transportará al instante al país que amamos.

Francisco Daniel Zazzu

Autore: Francisco Daniel Zazzu

Mi nombre es Francisco Daniel Zazzu, nací en Buenos Aires el 8 de mayo de 1986. Soy periodista y traductor público de inglés. Tres de mis cuatro abuelos eran italianos, mi abuelo materno de Roma y mis abuelos paternos de Sardegna. Gracias a ellos y a mis padres crecí en un entorno impregnado de costumbres italianas y entre historias de “Topolino”, domingos de pastas y “calcio”, y canciones de Lucio Battisti aprendí a amar a Italia como un ciudadano más, a la distancia. Hoy quiero transmitir un poco de todo eso e incentivar el amor por la Bella Italia, su historia y su cultura.

Antiche Tentazioni: la mejor gelateria italiana es argentina ultima modifica: 2019-06-24T09:27:17-03:00 da Francisco Daniel Zazzu

Commenti

To Top